23 de noviembre de 2012

Cosas que voy dejando

He dejado de ir al cine.


Desde que subieron el IVA al 21% he dejado de ir al cine. 
Que me cobren 9 o más de 9 euros por ver una película me parece un timo.
Un abuso más. Un despilfarro. 

Es obsceno:

Hacer una cola y pagar el mismo precio por las buenas o las malas.

Aguantar que el acomodador no sepa acomodar.
Aguantar que el acomodador no esté.
Aguantar que el acomodador sea el vigilante.
Aguantar los olores y suciedades de la sesión precedente.
Aguantar 15 minutos de anuncios antes de cada película.
Aguantar que la gente siga entrando después de haber comenzado.
Y lo peor, que pretendan que te levantes para ir a su localidad.

Que las películas subtituladas no adapten el color de los subtítulos dependiendo del color de cada uno de los fondos del film. Vamos que un subtítulo en blanco no se puede leer en imágenes luminosas.

Aguantar al memo de al lado comentando cada secuencia.
Aguantar al memo de al lado tosiéndolo todo.
Aguantar al memo de al lado comiendo de todo.
Aguantar al cerdo de al lado, de enfrente, de atrás o de delante.

¡Y que no haya nadie para que les eche de la sala, porque como han pagado su entrada tienen el derecho de comportarse como les sale de los huevos! 

Que la peña salga en desbandada molesta y ruidosa cuando aparecen los títulos de crédito. Los títulos de crédito también son parte de la película.
Que enciendan las luces antes de que estos acaben.
Para que los acomodadores o limpiadores ejerzan su labor preparatoria de la siguiente sesión.
Y que te miren mal o que te molesten para que te vayas ligerito.

Esto pasaba antes ya de subir el IVA. Lo del IVA ha sido la puntilla. Tendrían no sólo que reducir el precio, sino pagarnos por ir a estos sutiles espectáculos. 

Todo esto y mucho más se podría corregir si exigiésemos a los que nos maltratan -sean quienes sean, pobres, ricos, sátrapas o jueces, lerdos o sabios- que no nos traten como IDIOTAS.

Me entristece no ir al cine, porque ver cine en casa, por muy buen sistema reproductor que tengas, siempre será, en el mejor de los casos, otra cosa.







30 de septiembre de 2011

La deshacedora

(Reproduzco íntegra, sin el listado de firmantes, la carta abierta publicada ante la retirada de las estanterías del libro de Agustín Fernández Mallo. Puedes consultar la lista de firmantes en la entrada correspondiente del blog del autor.)


CARTA DE PROTESTA

(O CÓMO EL HACEDOR (DE BORGES), REMAKE SE CONVIRTIÓ EN UNA NOVELA POLÍTICA)


Hoy queremos manifestar nuestro frontal rechazo ante un hecho insólito. María Kodama, heredera de los derechos de autor de Jorge Luis Borges, ha obligado a la editorial Alfaguara ha retirar del mercado El Hacedor (de Borges), Remake, la última novela de Agustín Fernández Mallo, bajo amenaza de denuncias. La obra, que contiene el nombre del Borges en su título, e incluye fragmentos y títulos de los poemas del escritor argentino en el orden original de El Hacedor, pronto se va a retirar de las librerías y dejará de existir tal y como fue concebida.

A El Hacedor (de Borges). Remake no se le acusa de plagio. Se le acusa de insertar unos materiales protegidos por derechos de autor dentro de una obra original, sin contar con el debido consentimiento de su propietaria. No ha importado nada que la obra funcione como un homenaje a Borges, quien se halla tan presente que resultaría disparatado acusar a Fernández Mallo de actuar de forma deshonesta. Su supuesta falta no tiene nada que ver con el engaño, sino con haber compuesto una pieza original valiéndose de algunos fragmentos que tenían dueña; una dueña que no está dispuesta a compartirlos.

¿Cuántas obras artísticas y webs hoy en día se valen de textos, videos, imágenes o sonidos de procedencias diversas? El Hacedor (de Borges), Remake, más que como singularidad, podría tomarse como ejemplo de un procedimiento que se aplica de forma masiva en la actividad creativa de nuestros días, a través de formas que no son más que la versión actualizada de un principio rector de la cultura y el conocimiento: lo nuevo siempre se construye a través de lo viejo, y de lo ajeno. Seguir ese principio, que se halla muy por encima de legislaciones e intereses particulares, no solo es legítimo; es fundamental. La inmensa mayoría de las personas así lo comprenden, de ahí que la decisión de María Kodama sea una excepción extraordinaria. Pero incluso como excepción, resulta intolerable.

En un artículo publicado en El Cultural de El Mundo, la señora Kodama, quien confiesa no haberse leído El Hacedor (de Borges). Remake, dice haberse dejado guiar por su abogado, quien considera “una falta de respeto” el tributo de Fernández Mallo, por no haber pedido permiso. Imaginemos qué sería de los creadores, académicos o investigadores si, cada vez que usaran materiales prestados tuvieran que solicitar el beneplácito de sus propietarios, que se hallan amparados para denegárselo por consideraciones tan caprichosas como las de este caso. Que, de ahora en adelante, esos creadores tuvieran que valerse de lo ajeno, sin incurrir en el plagio, con un ojo puesto en la legislación, ante la amenaza de una demanda. Todos comprendemos el lugar aberrante en que se convertiría el mundo de la cultura si se generalizaran acciones como las emprendidas por Kodama, de ahí nuestra reacción. Consideramos que no existe la más mínima legitimidad moral para censurar así una obra; solo existe un defecto en una ley que nunca debería dar cabida a esta clase de abusos. Una ley anacrónica, formulada en tiempos pre-digitales y ajena a la deriva del arte contemporáneo.

Rogamos encarecidamente a María Kodama que reconsidere su decisión, y no se oponga a la justa difusión de El Hacedor (de Borges), Remake. Una rectificación a tiempo puede dejar en mero malentendido esta equivocación, que sería mucho más grave en el caso de perpetrarse. En las pocas horas de circulación de la noticia, la condena de escritores, editores y amantes de la literatura ha sido unánime, y deja claro que su acción va tener exactamente el efecto contrario al que buscaba: en vez de proteger el legado de Borges, deslegitimará a quienes lo gestionan. A este respecto, hay que considerar no sólo el diseño de la portada de la novela de Fernández Mallo (un corazón dorado: una declaración de amor al maestro), sino también el efecto que ha causado ese libro: una relectura del original, El hacedor, que durante las últimas décadas ha tenido menos circulación y lecturas que otros libros más conocidos de Borges, como Ficciones o El aleph.


16 de junio de 2011

De Res Política

Ha pasado un mes desde que empezó el movimiento que ha tomado las plazas y aún no hay perspectiva para valorar lo sucedido o anticipar su importancia. De momento sólo cabe observar y tomar partido. Esta relexión pretende ambas cosas.

Habrá quien no esté de acuerdo en que la democracia que sucedió a la dictadura franquista es demasiado corta para poder considerarla un producto acabado. Pero sabemos que fue consensuada sometida a las urgencias de aquel momento, a lo que han de sumarse, en su gestación, las resistencias lógicas de los afines al régimen anterior y, en un contexto político muy diverso y extremo, la incertidumbre y las necesarias concesiones a unos y otros. Todo lo cual nos lleva a muchos a pensar que, si bien es una herramienta útil para la convivencia, su redacción conserva taras y ha envejecido mal en algunos puntos. La democracia estadounidense, que será criticable, pero tiene una robusta salud después de 224 años, sufrió reformas (enmiendas) desde el mismo momento en que se promulgó (1787) durante cinco años. No ocurre lo mismo con la Constitución Española (CE), ante la que se siente un respeto más propio de libro sacro que de código jurídico, quizá señal de consciencia de la fragilidad latente en aquellos pactos. Fue un difícil equilibrio sostenido únicamente sobre un pilar, el texto constitucional, y existe el temor de que modificarlo desequilibre el edificio y lo vuelque, desintegrándolo.

Por tanto, a sus casi treinta y tres años, la CE permanece inmaculada como esperando a pasar en cualquier momento la prueba del pañuelo, mientras los políticos se visten de santos y perpetran un vodevil, un simulacro de política, una representación lastimera y dañina. Dedicados a las encuestas de intención de voto, rigen su agenda a corto plazo en función del CIS, a medio plazo en función de los intereses de sus respectivos partidos y a largo plazo en función de sus intereses personales. Eluden hacer verdaderos debates y verdaderas comparecencias públicas. Las sesiones parlamentarias son espantosos alardes de vacuidad, salvo dos veces al año (al aprobarse las Cuentas Generales y en el Debate sobre el estado de la nación). Apoyándose en la incompetencia manifiesta de los medios de comunicación para generar una conciencia crítica ante esta usurpación de la política por el show de los partidos, los partidos se han entregado al ejercicio de la conservación/obtención de cargos públicos y la plasmación de sus respectivos modelos nacionales, en lugar de servir a los ciudadanos y la democracia.

Y así pasa lo que tiene pasar.










Sólo alcanzo a vislumbrar dos maneras en que la intoxicación de la política (tiene más de mercadotecnia que de trabajo público) puede ser revertida. La primera, deseable pero improbable, pasa por una toma de conciencia en los partidos que los haga optar por la regeneración del marco constitucional y de ciertas leyes, como sobre todo de sus irresponsables comportamientos, ahora nocivos. La segunda, no desable pero probable, es que la propia tensión a que está sometido el sistema termine por quebrarlo. Las consecuencias de esta segunda opción son difíciles de calcular y dependerán del modo en que se produzca esa ruptura y de la respuesta ciudadana. Precisamente, los movimientos sociales devenidos de los sucesos que comienzan el 15 de marzo, son la primera fisura en el cristal de la pecera política.

Si he acudido a ciertas asambleas y manifestaciones pacíficas yo también en estas últimas semanas, ha sido porque creo que las siguientes reivindicaciones son, en su mayoría, justas e inteligentes. Y, sobre todo, porque personalmente interpreto (quiero interpretar) el movimiento no como un castigo a ningún partido concreto, sino al propio sistema de partidos con que nos regimos y que ha llegado a su límite de tensión, a su punto de fractura: fatiga de materiales se llama a eso.

Con ánimo de difundir el debate y el conocimiento acerca de estos sucesos, copio aquí el manifiesto original de Democracia Real Ya, que ha sido a menudo debatido asambleariamente adquiriendo un amplio consenso. No incluye ni la mitad de las ideas que han venido apareciendo, pero sí algunas de las más aceptadas (desde mi propia experiencia de la #acampadasol).

No deberían seguir siendo desoídas las voces que han tomado las calles en todo el país. Quizás no son la mayoría en cuanto a número, pero tienen determinación, son inteligentes y han demostrado un manejo de los tiempos, una capacidad para generar símbolos y un dinamismo intelectual asombrosos. Quien no quiera verlo, puede seguir tratando de confundirlos con grupúsculos anarquistas, células marxistas, terroristas o buscabroncas. Cuánto más intentan los políticos introducirlos en su espectáculo, menos comprenden lo que ocurre y más se les escapa de las manos. Son como actores que han tomado por actores al público que abuchea, silba, patalea, protesta, lanza tomates. Cada palabra en este sentido no hace sino alimentar el movimiento: la indignación es un combustible que arde en presencia de la mentira y del silenciamiento.

1. ELIMINACIÓN DE LOS PRIVILEGIOS DE LA CLASE POLÍTICA:

  • Control estricto del absentismo de los cargos electos en sus respectivos puestos. Sanciones específicas por dejación de funciones.
  • Supresión de los privilegios en el pago de impuestos, los años de cotización y el monto de las pensiones. Equiparación del salario de los representantes electos al salario medio español más las dietas necesarias indispensables para el ejercicio de sus funciones.
  • Eliminación de la inmunidad asociada al cargo. Imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.
  • Publicación obligatoria del patrimonio de todos los cargos públicos.
  • Reducción de los cargos de libre designación.

2. CONTRA EL DESEMPLEO:

  • Reparto del trabajo fomentando las reducciones de jornada y la conciliación laboral hasta acabar con el desempleo estructural (es decir, hasta que el desempleo descienda por debajo del 5%).
  • Jubilación a los 65 y ningún aumento de la edad de jubilación hasta acabar con el desempleo juvenil.
  • Bonificaciones para aquellas empresas con menos de un 10% de contratación temporal.
  • Seguridad en el empleo: imposibilidad de despidos colectivos o por causas objetivas en las grandes empresas mientras haya beneficios, fiscalización a las grandes empresas para asegurar que no cubren con trabajadores temporales empleos que podrían ser fijos.
  • Restablecimiento del subsidio de 426€ para todos los parados de larga duración.

3. DERECHO A LA VIVIENDA:

  • Expropiación por el Estado de las viviendas construidas en stock que no se han vendido para colocarlas en el mercado en régimen de alquiler protegido.
  • Ayudas al alquiler para jóvenes y todas aquellas personas de bajos recursos.
  • Que se permita la dación en pago de las viviendas para cancelar las hipotecas.

4. SERVICIOS PÚBLICOS DE CALIDAD:

  • Supresión de gastos inútiles en las Administraciones Públicas y establecimiento de un control independiente de presupuestos y gastos.
  • Contratación de personal sanitario hasta acabar con las listas de espera.
  • Contratación de profesorado para garantizar la ratio de alumnos por aula, los grupos de desdoble y los grupos de apoyo.
  • Reducción del coste de matrícula en toda la educación universitaria, equiparando el precio de los posgrados al de los grados.
  • Financiación pública de la investigación para garantizar su independencia.
  • Transporte público barato, de calidad y ecológicamente sostenible: restablecimiento de los trenes que se están sustituyendo por el AVE con los precios originarios, abaratamiento de los abonos de transporte, restricción del tráfico rodado privado en el centro de las ciudades, construcción de carriles bici.
  • Recursos sociales locales: aplicación efectiva de la Ley de Dependencia, redes de cuidadores locales municipales, servicios locales de mediación y tutelaje.

5. CONTROL DE LAS ENTIDADES BANCARIAS:

  • Prohibición de cualquier tipo de rescate o inyección de capital a entidades bancarias: aquellas entidades en dificultades deben quebrar o ser nacionalizadas para constituir una banca pública bajo control social.
  • Elevación de los impuestos a la banca de manera directamente proporcional al gasto social ocasionado por la crisis generada por su mala gestión.
  • Devolución a las arcas públicas por parte de los bancos de todo capital público aportado.
  • Prohibición de inversión de bancos españoles en paraísos fiscales.
  • Regulación de sanciones a los movimientos especulativos y a la mala praxis bancaria.

6. FISCALIDAD:

  • Aumento del tipo impositivo a las grandes fortunas y entidades bancarias.
  • Eliminación de las SICAV.
  • Recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio.
  • Control real y efectivo del fraude fiscal y de la fuga de capitales a paraísos fiscales.
  • Promoción a nivel internacional de la adopción de una tasa a las transacciones internacionales (tasa Tobin).

7. LIBERTADES CIUDADANAS Y DEMOCRACIA PARTICIPATIVA:

  • No al control de internet. Abolición de la Ley Sinde.
  • Protección de la libertad de información y del periodismo de investigación.
  • Referéndums obligatorios y vinculantes para las cuestiones de gran calado que modifican las condiciones de vida de los ciudadanos.
  • Referéndums obligatorios para toda introducción de medidas dictadas desde la Unión Europea.
  • Modificación de la Ley Electoral para garantizar un sistema auténticamente representativo y proporcional que no discrimine a ninguna fuerza política ni voluntad social, donde el voto en blanco y el voto nulo también tengan su representación en el legislativo.
  • Independencia del Poder Judicial: reforma de la figura del Ministerio Fiscal para garantizar su independencia, no al nombramiento de miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial por parte del Poder Ejecutivo.
  • Establecimiento de mecanismos efectivos que garanticen la democracia interna en los partidos políticos.

8. REDUCCIÓN DEL GASTO MILITAR


Blografía interesante:

historia:
http://storify.com/pablobuentes/que-es-y-como-se-gesto-el-movimiento-15m

http://alt1040.com/2011/06/movimiento-15m

http://altersocialismo.wordpress.com/2011/05/18/movimiento-15-m/

críticas al movimiento:
http://www.nikonecons.net/2011/06/06/sobre-el-movimiento-15m-criticas-reflexiones-conspiraciones-y-mentiras/


movimiento y movilización:
http://llamaloy.wordpress.com/2011/06/12/de-seattle-a-acampadasol
/

http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20110520/54157175688/el-movimiento-15-m-consigue-200-000-seguidores-en-facebook-y-500-tuits-a-la-hora.html






27 de mayo de 2011

Eficacia Editoríal Española


¿Seré idiota? ¿Tontodelculo? ¿Memo?

Premisa1: Marisol firma mañana sábado 28 su libro en La Feria del Bliblo en la caseta de Renacimiento (84).
Premisa 2: Yo firmo el Jueves 2 en la caseta de La Torre Literaria (17), que son los distribuidores de mi libro.
Premisa 3: Tengo la patita mala y no puedo andar mu mién.

Idea: Llamo a La Torre para ver si me pueden cambiar el día para firmar junto a Marisol, habida cuenta de mis atenuantes.

Respuesta solidaria 1: Que no. Que imposible.
Contraataque del menda: Que yo me pongo cerca, en la mesa del bar de enfrente, y si viene alguien que me lo envíen y firmo y todos tan contentos.
Respuesta solidaria 2: Que no. Que imposible. Que eso está muy feo. Que verdes las han segao.

Idea 2: Llamo a Renacimiento y les pido por favor si me dejan firmar junto a Marisol pese a que mi editorial no sea la misma, pero que dada mi poca movilidad, etc...

Respuesta: Que sí, que no hay problema.

¡Biennnnnn! Llamo a los de La Torre, les comunico la solución y quedamos en que ellos gestionan, etc.

Al rato recibo una llamada de mi editorial diciendo que la distribuidora les ha llamado diciendo que han hablado con Renacimiento y que estos dicen que sí me dejan estar en la caseta con Marisol, pero que no se hacen cargo de mi libro. Que a ver si puedo hacer yo algo.

Yo lo primero que hago es ALUCINAR.
Lo segundo es preguntarme ¿Para qué coño sirve una distribuidora si al final la gestión la tendré que hacer yo?

Llamo a Renacimiento.
Me contestan que no tienen idea de lo mío, que el responsable no está, que llame más tarde.
Le digo al NO responsable que no se preocupe, que entiendo su negativa, pues no soy autor de su editorial, y que si no tienen inconveniente que acompañe a Marisol y si viene algún despistado con mi libro lo firmo allí. Y si ven que no, que no pasa nada, que me salgo a la calle y allí hago la firmita.

Me responde el NO responsable que no hay problema en ese aspecto.

Llamo a mi editorial y les digo lo que hay. Que llamen a la distribuidora y que al menos lleven una cajita con mi librito, por si alguien compra alguno, y que digan que estoy unos metros más adelante, en la caseta 84, por si quieren mi dedicatoria, etc.

Me llaman de la distribuidora y tras preguntarme si yo soy yo me confirman que efectivamente el jueves 1 puedo ir a firmar, y que si no puedo el 1, podrían gestionarme otro día entre semana. De fondo se escuchan voces seguidas de risitas que dicen en la lejanía "es el poeta" "el que está cojito". Mentalmente me acuerdo de mucha gente desconocida.

Y no entiendo nada.

¿Sirve para algo una distribuidora?
¿Porqué gasta mi editorial dinero en distribuidoras pudiendo tirar ellos mismos los libros por un barranco?

Cuelgo. Renuncio.
Llamo a Renacimiento y les digo que se olviden.
Llamo a mi editorial y les digo que se olviden.

Para no dar el día por perdido me meto en la página de Vodafone y gestiono mi acumulado de puntos con un cojomóvil de la hostia del que estoy absolutamente seguro no voy a entender ni papa.

Hace unos segundos me llaman los de mi editorial para decirme que todo está arreglado.

Yo no sé lo que es "todo". ¿Lo del libro? ¿Lo de la caseta? ¿Mi nuevo teléfono? ¿La redundancia cósmica del plano interreferencial en la agnosis de Pascua?

Me da igual.

El mundo da vueltas.

Todo fluye.

Es tupendo. Así: es tupendo.

Jonudo oiga.

Hala.





19 de mayo de 2011

¿Aginda preblost ficunda dunda?

¡Qué risa!

Noticia 1: Resulta que un grupo de poetas en lengua española –la mayoría desconocidos (todos rabiosamente jóvenes y bellos), aunque con un “peaso” currículum de bésame no me toques- han sacado una antología de sus versos en una prestigiosa editorial. Además han hecho un manifiesto de entrada en contra de diversas poéticas hoy en boga y que ellos consideran nefastas, etc… Y lo han publicado en internet. Y claro, han levantado ampollas.

Estos últimos, ofendidos, maltratados, eximidos -o lo que sea-, han contraatacado sacando un texto vía internet y lo han difundido por el espacio cibernauta, pidiendo de unos a otros poetas que se pasen la bola y que firmen (o apoyen) este manifiesto en contra del primero, en cierta página web dispuesta ad hoc.

Paso 1: no queriendo dar la razón a los Tirios sin antes saber las culpas de los Troyanos, me dispongo a leer ambos textos, a reflexionar sobre los mismos y si fuera posible a sacar conclusiones.

Para ver el manifiesto 1:

http://www.poesiaantelaincertidumbre.com/defensa.html

para ver el manifiesto 2:

http://ernestogarcialopez.blogspot.com/2011/05/carta-abierta-en-defensa-de-la.html

Reflexión 1: Ambos textos están mal o muy mal redactados.

Reflexión 2: Como quieren decir sin decir pero diciendo, señalar sin señalar señalando, y no decirle al pan pan y al vino vino, no superan un mínimo examen de dialéctica, lo que incide bastante en su comprensión.

Reflexión 3: Se deja al sabio criterio del lector astuto – es decir que ha podido pese a lo anterior expuesto sacar algo en claro- suponer lo que quiera y opinar lo que desee siempre que esté de acuerdo con los buenos de la película.

Esto lleva a una duda y a unas preguntas subsiguientes:

Duda: Aquellos que estén de acuerdo con algunos puntos del primer manifiesto y con otros del segundo manifiesto…

Pregunta 1: ¿Serán excomulgados, olvidados, señalados – o lo que sea- por uno, otro, o ambos grupos firmantes al alimón?

Pregunta 2: ¿Se les enviará un ciber piquete informativo para aclararles las dudas?

Pregunta 3: ¿?

Conclusión: No sé qué hacer. No me basta. Necesito más datos.

Noticia 2: Escuchado por la musa de las letras - vulgo Terpsícore - me llega otra información por internet la mar de interesante. Al parecer uno de los poetas que parecía estar entre los ofendidos por el primer manifiesto y firmante del segundo, se desmarca argumentando:

1 – Que uno de los que aparecen en la antología publicada es amigo suyo.

2 – Que este es la mar de interesante y que tiene todo su aprecio.

3 – Que aunque está de acuerdo con la segunda protesta, él (o ella) se ha limitado a difundir la noticia. Y punto.

Paso 2: Ergo (again):

1 - ¿Firmó o no firmó el contramanifiesto?

2 - ¿Dónde está la cámara?

3 - ¿Puede el hombre volar?

4 - ¿Hay vida en Marte?

5 - ¿Agindo preblost ficunda dunda?

En el fondo me caben una o dos reflexiones:

Reflexión A: Si no hubiera sido publicado en internet el primer manifiesto probablemente no hubiera tenido ni más ni menos incidencia en el mundo poético que cualquiera de los miles y miles de soflamas, discursos y ponencias de parecida índole que salpican las ediciones de poesía españolas desde hace unas dos o tres décadas. Es decir nada a largo plazo (largo plazo en poesía se entiende por un par de semanas).

Reflexión B: Tanto en uno como en otro grupo hay gente interesada en que su vida “poética” le siga yendo bien, independientemente de aquellos que en nuestra vida “poética” nos vaya “tirando” o “como el culo”.

Hablando (que es también una de las formas del entendimiento) ayer sobre el tema con un par de amigos poetas, de esos que malvivimos en el mundo literario como mejor podemos o sabemos, concluimos:

- Que, como ha pasado siempre, esto hará menos ruido que una huelga de poetas.

- Que los que suben siguen sin mandar el ascensor a los que esperan en la planta baja.

Ojalá nos equivoquemos.